La Calle del Mariano es la calle de nuestra infancia. Es la calle donde vivíamos entregados al juego. La calle donde todo se perdonaba por seguir jugando. Hoy la realidad es otra, y la calle ha dejado de ser un espacio de convivencia para convertirse en un campo de batalla en el que el “mundo adulto” lucha por sus intereses. Este es el marco en el que Antuán, Flor y Pedro, se cruzan para atravesar sus taras personales y poner en evidencia el absurdo social que hemos construido. Todavía estamos a tiempo de regresar a lo importante, porque…nunca es tarde para tener una infancia feliz.

CRÍTICAS

VÍDEO PROMOCIONAL

TRASERA Blasco ultimo copia